tipos de diversidad funcional (y sus trastornos asociados)

En esta entrada trataremos los tipos de diversidad funcional, los grados en los que se da y algunos trastornos relacionados.

A continuación se detallan los diferentes tipos de diversidad funcional, explicándose algunos ejemplos:

1. Física o motriz

Implica una dificultad para realizar movimientos, lo cual afecta en la capacidad para desplazarse, en el equilibrio, manipulación de objetos o incluso al habla y a la respiración.

Las causas detrás de este tipo de diversidad funcional pueden ser variadas, pudiendo haber problemas óseos, musculares, en la formación de miembros o se puede dar el caso de haber sufrido algún accidente que perjudicó a la integridad física.

Tiene origen diverso, pudiendo presentarse de forma prenatal, perinatal (complicaciones durante el embarazo) o postnatal asociados a diferentes patologias o por traumatismos.

Otra de las causas es el hecho de tener problemas en la corteza motora, estructura cerebral que se encarga de los movimientos.

Para ayudar a este colectivo de personas es importante detectar las barreras que puedan haber en su día a día, como por ejemplo escaleras, ascensores no adaptados para sillas de ruedas o lugares de difícil acceso.

Algunas condiciones en las que se da diversidad motriz:

  • Esclerosis múltiple
  • Lesión medular
  • Mal de Párkinson
  • Espina bífida
  • Parálisis cerebral
  • Distonía muscular
  • Acondroplasia

2. Visual

Puede englobar tanto la ceguera como problemas de visión más leves. La ceguera puede ser total (implica que la persona no presenta restos visuales) o parcial (puede percibir siluetas de luz). 

Las causas de la ceguera tiene origen diverso, pudiendo ser congénita o adquirida. Entre las adquiridas más comunes estan las cataratas, problemas oculares fácilmente corregibles como la miopía o el estrabismo e inflamaciones en los ojos. Este tipo de problemas suelen aparecer con mayor frecuencia a partir de los 50 años. La diabetes también puede provocar algunos tipos de cegueras.

Las medidas para ayudar a las personas con dificultades visuales son variadas. En los casos más leves están las medidas correctivas, como las gafas, luces especiales o textos con letras de tamaño más grande. También se puede recurrir a la cirugía ocular.

El sistema Braille ha sido de gran ayuda para las personas con ceguera total o parcial, dado que les posibilita leer sin necesidad de ver. Así, pueden llevar a cabo tareas tan habituales como el poder leer un libro, elaborar una lista de la compra o tener acceso a periódicos.

3. Auditiva

Este término es muy genérico, y se utiliza englobando a todas las personas que han sufrido algún tipo de pérdida en la audición. Esta pérdida puede ser profunda, como es el concepto general que se tiene de sordera o cofosis, o también leve, como lo es la hipoacusia.

Puede darse el caso de que la persona tenga el problema auditivo en un solo oído (unilateral) o en los dos (bilateral).

El diagnóstico se hace mediante una audiometría, que es una técnica que permite saber la agudeza auditiva de una persona.

Las causas d pueden ser muy variadas, como por ejemplo la rubéola materna, sufrir de sordera hereditaria.

Si este tipo de problema se adquiere antes de haber aprendido el lenguaje puede ser un factor muy perjudicial para que la persona logre adquirir esta capacidad de forma oral.

Las personas con diversidad auditiva pueden llevar a cabo las tareas diarias de forma satisfactoria si se les satisfacen medidas para poderles facilitar la vida. Algunos ejemplos de medidas que les permite facilitarles su vida son las prótesis auditivas, el lenguaje de señas y apoyos visuales.

4. Intelectual y psíquica

Aquí hacemos una distinción entre intelectual de la que se considera psíquica:

La diversidad funcional de tipo intelectual es el término que ha sustituido la expresión retraso mental. Implica problemas de adaptación y dificultades de aprendizaje. Puede coexistir con otros tipos de diversidad funcional, dado que muchos trastornos en los que hay problemas intelectuales suponen además otro tipos de dificultades. Ésta puede implicar un desarrollo más lento. Los niños y niñas pueden tardar significativamente más comparado con otros de su misma edad en hablar, caminar, aprender habilidades de lectoescritura.

Los factores detrás de los problemas intelectuales pueden ser muy variados, desde problemas cromosómicos, desnutrición, traumatismos craneoencefálicos.

Algunos ejemplos de condiciones en las que hay diversidad funcional de tipo intelectual son:

  • Síndrome de Down
  • Síndrome alcohólico fetal
  • Síndrome de X frágil
  • Síndrome de Klinefelter
  • Y un largo etc

En cuanto a la diversidad psíquica, hace referencia a dificultades en áreas como por ejemplo la comunicación o las interacciones sociales. Se diferencia de la diversidad de tipo intelectual básicamente porque la inteligencia no se ve afectada. Afecta al comportamiento adaptativo. Algunos ejemplos de problemas que implican este tipo de diversidad son trastornos psicológicos como la esquizofrenia, el trastorno bipolar…

5. Multisensorial

Hay personas que sufren tanto problemas de tipo auditivo como visuales. A este colectivo se les denomina persona sordociegas, aunque cabe destacar que no necesariamente carecen por completo de ambos sentidos.

Este tipo  puede darse ya desde nacimiento, es decir, sordoceguera congénita, o se puede adquirir durante los primeros años de desarrollo, siendo llamada sordoceguera adquirida.

En los casos más graves, presentan serios problemas para interactuar con el mundo exterior, dado que no ver ni oír implica que las dos principales vías de adquisición de información del mundo exterior estén cerradas.

El síndrome más conocido dentro de este tipo de diversidad funcional es el de Usher. Se caracteriza porque se nace con problemas auditivos y, al llegar a la adolescencia tiene lugar la pérdida visual.

Referencias bibliográficas:

  • Marchesi, A., Coll, C. y Palacios, J. (2004). Desarrollo psicológico y educación.: 3. Trastornos del desarrollo y necesidades educativas especiales. Madrid: Alianza Editorial.
  • Smith, R. J. H., Berlin C. I., Hejtmancik, J. F., Keats, B. J. B., Kimberling, W. J. R., Lewis A., Möller C. G., Pelias M. Z., Tranebjærǵ, L. (1994). Clinical diagnosis of the Usher syndromes. American Journal of Medical Genetics, 50(1), 32-38.

Diversidad funcional

Puede que lleves  un tiempo escuchando esas dos palabras «DIVERSIDAD FUNCIONAL»  sin saber muy bien a qué se refiere o qué significan. Es más, es probable que no las hayas escuchado nunca si no estás cerca del mundo de lo social o de lo sanitario, pero lo que seguro sí has escuchado es la palabra DISCAPACIDAD.

Las palabras son un potente transmisor de ideas e imágenes en nuestra sociedad. Representan valores culturalmente aceptados que se transmiten con el tiempo utilizándolas como vehículo. Así pues, siendo conscientes de que el lenguaje produce, modifica y orienta el pensamiento, ciertos organismos relacionados con el mundo de la diversidad funcional han intentado acuñar nuevos términos, en busca de una nueva visión social de este colectivo.

Diversidad funcional es un término alternativo al de discapacidad que ha comenzado a utilizarse por iniciativa de algunas personas afectadas, y pretende sustituir a otros cuya semántica hay quien considera peyorativa, tales como «discapacidad» o «minusvalía». Se trata de un cambio hacia una terminología no negativa sobre la diversidad funcional.1​ El término fue propuesto y acuñado por Javier Romañach Cabrero en el Foro de Vida Independiente, en enero de 2005.2

Anterior a este cambio conceptual, en mayo de 2001, la Organización Mundial de la Salud (OMS) promocionó la denominada Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la salud (CIF), que propone el siguiente esquema conceptual:

  • Déficit en el funcionamiento (sustituye al término deficiencia).
  • Limitación en la actividad (sustituye al término discapacidad). Pueden clasificarse en diferentes grados según la cantidad, calidad, extensión o intensidad.
  • Restricción en la participación (sustituye al termino minusvalía).
  • Barrera, como todos aquellos factores ambientales del entorno de una persona que dificultan o condicionan el funcionamiento: medio físico inaccesible, actitudes negativas, etc.
  • Discapacidad: es el término que engloba a todos los aspectos anteriormente enumerados.

Debemos reconocer que la búsqueda de nuevos términos es un hecho loable. No obstante, todavía contienen las palabras déficit, limitación, discapacidad, restricción…

Desde el Foro de Vida Independiente defienden que la diversidad funcional no tiene nada que ver con la enfermedad, deficiencia o el retraso y defienden la propuesta de una terminología que haga referencia a las diversas formas de funcionamiento del individuo, sin que ello implique connotaciones negativas. 

La diversidad funcional podría entenderse también como un fenómeno, hecho o característica presente en la sociedad que, por definición, afectaría a todos sus miembros por igual, debido a que durante la infancia y la senectud, todas las personas son dependientes. Dado que en la sociedad existen personas con capacidades diferentes entre sí, incluso grandes variaciones de éstas en un mismo individuo a lo largo de su vida, es posible afirmar que, en un momento dado, en la sociedad existe diversidad funcional del mismo modo que se observa diversidad culturalsexual o generacional.

Partiendo de la base de que todas las personas somos igualmente diversas o diferentes unas de otras, el término diversidad funcional se refiere a que cada miembro de la sociedad tiene unas determinadas capacidades, que deben ser gestionadas de modo que no se produzcan exclusiones o discriminaciones.

Con el término de diversidad funcional se pretende realzar el hecho de que existen personas que funcionan (actúan, realizan actividades, se relacionan…) de manera diversa.  Así, una persona con sordera se comunica a través de los ojos y los gestos, mientras que el resto de población lo hace con las palabras y el oído. Sin embargo, la función que realizan es la misma: la comunicación. De igual manera ocurre en los desplazamientos, para los que algunos necesitaran silla de ruedas o andadores, mientras que la mayor parte de la población lo hará con las piernas.  

La idea es que para una misma función hay una manera diversa de hacerlo. Y esto es lo que persigue el cambio conceptual, una denominación sin discriminación. Pues en nuestra igualdad residen nuestras diferencias y estas son las que nos convierten en personas.

 

Anticipo reportaje vídeo

Os adjuntamos un pequeño vídeo clip, sobre algunos momentos de la grabación del reportaje de vídeo que nos han realizado los/as amigos/as de la Logia Blasco Ibáñez de Valencia y que en las próximas semanas verá la luz.

Os recordamos que os apuntéis a la Comida Solidaria que han organizado a beneficio de nuestra Vivienda, el próximo día 28 de marzo en el Hotel Olympia de Alboraia (Valencia).

ZUMBA BENÉFICO

¡Y nuestra agenda no para!

El domingo dia 8 de marzo, a las 17:00h, se realizará una exhibición de Zumba solidaria, cuya recaudación irá destinada nuestras chicas de la Vivienda Tutelada de Buñol.

Este acto contará con la colaboración de Andrea Zumba y el Gimnasio Heracles (Buñol).

Lugar: Carpa Falla El Prado de Buñol.

Precio: 2€/ entrada.

Organiza: Falla El Prado de Buñol.

Siempre agradecidas con la colaboración de estos grupos, las chicas os mandan un gran abrazo!

Para más info. o reservar entrada: 686 15 89 87